sábado, 13 de mayo de 2017

VUELTA A CASA

Subió sola a la cubierta para ver anochecer por última vez en Londres. Este viaje duraría un poco más que la vez anterior pues le era imposible ir volando, pero aprovecharía esas horas para despedirse de todo. Atrás quedaría la monotonía y los horarios. Las interminables discusiones y las cortas reconciliaciones. Por fin volvería a ser libre. Dejo caer un par de lágrimas, no por lo que abandonaba, sino por no haberse atrevido a volver antes a su verdadero hogar. Nunca tenía que haberse ido. Jamás debía haberse marchado. Ahora entendía el por qué del nombre de la isla. Pero pronto se solucionaría todo. Wendy volvía a casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario